«CANSA A TU BEBE PARA QUE DUERMA MEJOR»: ERROR!

Vamos a DESMITIFICAR el cansancio con respecto al sueño pediátrico.

 

Cuántas veces nos aconsejan que “cansar” a nuestro bebé o toddler resultará en que duerma mejor por la noche, con menos despertares, sin luchar antes de dormir y que incluso esto lo llevará a despertar más tarde?

 

Muchas veces, sin embargo, este bien intencionado consejo tiene el efecto EXACTAMENTE OPUESTO a lo que queríamos lograr: Un bebé que duerme peor, que lucha más antes de dormir y que despierta más temprano.

 

El sueño es un tema complejo, y el sueño pediátrico lo es más aún ya que desde el nacimiento y durante sus primeros años de vida, el sueño de los bebés está en constante cambio y desarrollo.

 

Al principio duermen en cualquier momento y a cualquier hora. Luego aparecen bloques nocturnos más largos (alrededor de la sexta u octava semana corregida del bebé) y finalmente se establece un horario de siestas más estable entre los 4-6 meses de vida.

 

Un bebé recién nacido tiene sueño casi cada 45 minutos. Su “ventana de sueño” se alargará un poco hacia el primer mes de vida, logrando estar despierto entre 60 – 90 minutos máximo hasta que le toque volver a dormir. Poco a poco estas ventanas de sueño se irán alargando y el bebé podrá estar despierto más rato sin sobre excitarse.

 

A ver. Cualquier bebé PODRA estar despierto muchas horas seguidas (muchas mamis seguro me darán la razón) pero no es a esto a lo que me refiero. De PODER PUEDEN, pero a partir de cierto momento su cuerpo está cansado y listo para dormir… y al no hacerlo es como si su cerebro entendiera: “Acá hay algo mal, debe haber un motivo importante por el que no estamos durmiendo cuando nos toca! Voy a ayudar a mantener a este Angelito despierto produciendo hormonas estresantes!” Y empieza la producción de adrenalina y cortisol, hormonas que nos ponen en estado de fuga, el bien conocido “fight or flight” que hace que nuestro bebé no pueda conciliar el sueño con facilidad, luche contra el sueño aún cuando lo vemos muy cansado y esté en general incómodo y fastidiado. No es para menos. Cuando nos encontramos en este estado la parte lógica y racional del cerebro pasa a un segundo plano dando mayor preminencia a la parte emocional e impulsiva. De ahí que un bebé cansado se frustre con mayor facilidad o que un toddler haga más “pataletas.” Pobrecitos, no es su culpa, es que su cuerpo está invadido por hormonas estresantes!

 

Por el contrario, cuando un bebé ha descansado bien durante el día y se le acuesta a una hora apropiada para SU edad, el sueño vendrá con mucha más facilidad y paz. Su cuerpo no está invadido aún por hormonas estresantes y más bien, sus procesos internos (ritmos circadianos) están funcionando en modo “a dormir.” Es así que un bebé a quien acostamos a la hora adecuada se quedará dormido muy fácilmente, dormirá un sueño más reparador, y dormirá más horas en total.

 

Al acostar a un bebé tarde con la intención de que despierte más tarde lograremos casi siempre el efecto contrario:

 

  1. Su cuerpo habrá estado en modo “a dormir” hace ya varias horas perdiendo valioso tiempo de descanso.
  2. Su cerebro habrá empezado ya a producir adrenalina y cortisol alterando y activándolo cosa que al momento de irse a la cuna o a la cama posiblemente luche o llore mucho para lograr conciliar el sueño. La alternativa es que simplemente se “desmaye” del cansancio y caiga rendido pero con mayor posibilidad de dormir mal el resto de la noche.
  3. Despertará antes de lo normal o a la hora de siempre, dado que el CRONOTIPO de los bebés es de acostarse temprano y levantarse temprano. No es fácil alterar la hora natural de despertar de nuestros bebés y acostarlos más tarde no logrará este cometido, solamente conseguirá que duerma menos horas en total.

 

Sin querer queriendo, aquel MITO de que acostar más tarde a un bebé o privarlo de siestas tendrá como resultado una noche más tranquila, logra exactamente lo contrario y al hacerlo EMPEORA la situación ya que a MAYOR CANSANCIO ACUMULADO, MENOS DORMIRÁ TU ANGELITO. La cura, es peor que la enfermedad.

 

Tus horarios están bien pero tu bebé aún no duerme de corrido? Es probable que estés lidiando con un problema de ASOCIACIONES DE SUEÑO y será necesario enseñarle a dormir para que pueda descansar como realmente lo merece! Puedo ayudarte con eso, visita nuestros SERVICIOS y solucionemos el problema juntas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba