LOS 5 PRINCIPALES CULPABLES DE LAS MALAS NOCHES DE TUS ANGELITOS

Nop. No son los dientes. Ni el frío. Ni tampoco el hambre. Mejor dicho, PROBABLEMENTE no sean ni los dientes ni el frío, ni el hambre a pesar de que tendemos a culparlos de nuestras malas noches.

Los principales culpables de las malas noches de tus Angelitos no son ni el dolor de la dentición ni la temperatura. La dentición suele molestar unas 48 horas previas a que el diente “reviente” o salga y es una molestia que se puede manejar de manera sencilla (si tu pediatra lo autoriza) con algún remedio contra el dolor. La temperatura tampoco influye TANTO. Si tu bebé tiene su pecho y espalda a una temperatura agradable y cálida, es probable que no esté pasando frío ni calor. Si ves a tu Angelito sudoroso o con la cara o el cuello rojos, es necesario que le quites un poco de ropa. Dormir acalorado no es muy cómodo pero sobretodo, no es seguro para los bebés estar muy abrigados en la noche. Si por otro lado el pecho o la espalda de tu bebé están fríos es necesario aumentarle quizás una capa más de ropa (NUNCA mantas o frazadas sueltas en la cuna antes del año por lo menos!).

En cuanto al hambre, sabemos que hasta los 6 meses de edad la mayoría de nuestros Angelitos necesitan aún tomar alguna leche en la noche. A los 4 meses podría pasar la noche tranquila con una o dos tomas (siempre consulta con tu pediatra), y a los 6 meses sabemos que puede dormir sus 12 horas de corrido sin tomar leche (a menos que tu pediatra sugiera lo contrario). El HAMBRE no es el motivo por el cual un bebé de 10 meses se levanta cada dos horas en la noche a tomar leche. Está claro que si tomó leche hace dos horas, debería ser capaz de dormir algo más sin necesidad de volverla a pedir por hambre, no crees?

(Dicho sea de paso, la leche con cereal a las 10pm tampoco sirve de nada!). Ya escribiré más largo sobre el tema del “hambre” y por qué NO ES el principal culpable de los despertares nocturnos de tu Angelito.

Un último punto al que quisiera hacer hincapié antes de entrar a los culpables, es que NADIE, ni siquiera tú, duermes toda la noche DE CORRIDO desde que cierras los ojos a las 11pm hasta que amaneces a las 7am. Todos los seres humanos pasamos a través de muchos ciclos de sueño durante la noche, y cuando cambiamos de uno a otro, nuestros cuerpos experimentan breves despertares. Lo que sucede es que como sabemos dormir sin necesidad de pedir ayuda a otros para hacerlo, nuestro sueño continúa luego de una brevísima (y casi casi inconsciente) revisión de nuestro entorno. Es importante saber esto pues acá lo que estamos buscando es por qué tu Angelito NO PUEDE navegar estos despertares parciales sino que cuando los tiene despierta por completo y estos se prolongan.

Cuáles, entonces, son los PRINCIPALES culpables de las malas noches de tu Angelito mayor a 4 meses?

  1. Las Asociaciones de Sueño: Tu Angelito sabe conciliar el sueño, al inicio de la noche, sin tu ayuda? Es decir, entra a su cuna despierto, te despides de él y luego de unos minutos tranquilo, se queda dormido? Si la respuesta es NO, entonces estamos hablando de un tema de Asociaciones de Sueño. Existe algo que tu bebé ASOCIA con el proceso de QUEDARSE DORMIDO que no puede/sabe reproducir por sí solo cuando más tarde despierta y entonces, el despertar “parcial” se convierte en un despertar “total” y hay que venir a ayudarlo a continuar durmiendo (con ayuda de su asociación de sueño, ya sea leche, pecho, brazos, coche, carro, rebotando en pelota de yoga, etc). Para un artículo COMPLETISIMO al respecto, entra ACÁ!
  2. Siestas pobres o en horarios no adecuados: EL sueño diurno es FUNDAMENTAL para el sueño total de nuestros Angelitos. Ellos necesitan dormir bien sus siestas para poder luego dormir tranquilos en la noche. Las siestas cumplen funciones muy importantes tanto para el desarrollo del cerebro de nuestros Angelitos así como para su descanso físico. Es importante tomar en consideración la edad de nuestros bebés y de acuerdo a eso saber cuántas horas de siesta en promedio debería hacer al día y en qué horarios. Si no duermen buenas siestas (es decir de 1 hora o más) su cuerpo acumula cansancio y este cansancio se transforma en estrés. Literalmente. Cuando un bebé está cansado su cerebro ordena la producción de dos hormonas que nos ponen en estado de alerta o fuga: Adrenalina y cortisol. Esto significa que nuestro bebé luchará más antes de dormir y dormirá menos horas y con más sobresaltos que un bebé tranquilo y relajado por haber descansado bien en el día.
  3. Hora de acostarse muy tarde: Dentro de la misma idea que la anterior, el cansancio es el PEOR ENEMIGO del sueño de tu Angelito. Acostar a nuestro bebé tarde tiene exactamente el efecto OPUESTO que lo que seguramente quisieras lograr: Más llanto, más despertares, empezar el día más temprano. Revisa qué horarios son los mejores para tu Angelito de acuerdo a su edad e impleméntalos!
  4. Falta de Rutina de Antes de Dormir: Aunque no lo creas, algo tan sencillo como esto puede influir mucho en sus noches! Crea una linda rutina relajante que dure unos 20 – 30 minutos antes de dormir y llévala a cabo con consistencia todas las noches, paso por paso, con tiempo y tranquilidad (no corriendo porque se te hizo tarde). Los bebés que tienen rutinas de antes de dormir suelen quedarse dormidos con mayor facilidad a la hora de acostarse, dormir más horas de corrido y en total. Aparte de exhibir mejores conductas durante el día. Vale la pena!
  5. Muchas Horas de Sueño en el Día: El otro extremo. Revisa los promedios de siestas para la edad de tu Angelito y verifica que no esté durmiendo más de lo que su cuerpo le permite por su edad!

Ya tienes una mejor idea acerca de qué puede estar causando los molestos despertares de tu Angelito? Pues ahora a solucionarlo!

Necesitas ayuda para enseñarle a dormir a tu Angelito y lograr las maravillosas noches de 10 – 12 horas de corrido y siestas largas y estables? Entra ACÁ para ver los servicios que ofrezco!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Ir arriba