TIPS PARA SOBREVIVIR LA HORA DE DORMIR DE TU «BEBÉ GRANDE» Y HASTA PASARLA BIEN!

La hora de dormir de tu Angelito mayor de 3 años es interminable, agotadora y esencialmente la peor parte de tu día? Te encuentras leyendo veinte cuentos en vez de dos, yendo y viniendo de la cocina a traer vasos de agua, y quién sabe cuántos caprichos locos más? Pues no estás sola. En este blog te damos herramientas que te van a ayudar a hacer que este momento no sólo sea placentero para tu Angelito sino… podrá ser cierto? Para ti también!

Primero lo primero. Con tu “bebé grande” el truco numero uno es establecer límites y reglas claras a la hora de dormir, para luego cumplirlas.

Suena aburrido y antipático. Pues sí. Pero a veces hay que entender que el trabajo de un “toddler” es investigar el mundo, explorar su entorno y verificar hasta dónde pueden llegar en cuanto a cumplimiento de reglas y el nuestro como padres es no sólo poner límites adecuados para su edad con firmeza y amor sino sobretodo cumplirlos! Tu “bebé grande” está escuchando atentamente cada cosa que dices y verificando lo que luego haces para sacar sus conclusiones: “ Mamá dijo que no podía comer más galletas… voy a coger una galleta más a ver qué pasa” ó “Mami dice que no debo salir de mi cama luego de acostarme… voy a salir a ver qué pasa, porque la otra vez también lo dijo pero cuando me bajé me subió a su cama…”.

Suena conocido? Me imagino que sí! A la hora de lidiar con la hora de dormir de nuestros hijos, debemos establecer rutinas claras y consistentes que se repitan a diario y poner reglas claras y sencillas. Pero…

  • Hagámoslo divertido!
  • Si estás teniendo problemas para que tu Angelito duerma en su cama o para que se acueste con tranquilidad, pues conversa con ella! Reúnanse en familia y conversen acerca de sus expectativas, de aquello que sucede antes de dormir (la rutina) y lo que se espera de ellos durante la noche. Para más información acerca de rutinas de dormir, haz click ACA.
  • Diviértanse. Pregunten a su Angelito qué le gusta hacer justo antes de dormir e incorpórenlo a su rutina. Si hay algo que no le gusta (por ejemplo bañarse, o lavarse los dientes, pues hagan estas actividades fuera del horario de la rutina y busquen sólo cosas agradables y tranquilas que sí les gusten).
  • Dibujen juntos un poster con los pasos a seguir. Es una linda oportunidad para disfrutar y crear, dejen volar su imaginación! Peguen dibujos recortados de revistas, preparen la escarcha, los plumones y todo lo que se les ocurra.
  • CUMPLE LAS REGLAS QUE PONES. Si tu poster dice que leerán tres libros, pues lee tres y punto (de otra forma te arriesgas a leer la enciclopedia británica de los libros de cuentos ya que te la canto que te van a pedir siempre más!).
  • Apaga pantallas por lo menos una hora antes de la hora de dormir. La luz de estas no les permite a sus cerebros entender que ya es de noche y en consecuencia su mente no se prepara para descansar como debe.
  • Acuesta a tu “bebé grande” a una hora adecuada para su edad, y sé consistente con esta hora todos los días así su cuerpo y sus ritmos biológicos se acostumbran a esa hora, propiciando y ayudando a nuestro Angelito a quedarse dormido más rápido. Calcula más o menos unas 11 horas desde la hora en que suele despertarse o de la hora en que debe despertarse. Digamos que debe despertar a las 7am para ir al colegio, pues deberá acostarse no más tarde de las 8pm.
  • Aunque no lo creas, mantén también una hora de despertar constante. No caigas en el juego de que los fines de semana se acuesten más tarde y se levanten más tarde, pues los ritmos circadianos de ellos se ajustarán a ese nuevo horario y luego tendrás un efecto de “jet lag” el Lunes cuando quieras volver a la rutina.

Espero haberlas ayudado un poquito a mejorar e implementar hábitos de suenio más saludables para sus “bebés grandes”. Si necesitas ayuda personalizada no dudes en contactarnos ACA!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba