SIENTES QUE EN VEZ DE AVANZAR… RETROCEDES?

El Proceso de Aprendizaje de tu Angelito

 

Le estás enseñando a dormir a tu Angelito. Pasaste las terribles primeras noches y con mucho esfuerzo, paciencia y dedicación, has logrado que tu bebé duerma de corrido con mínimo llanto; duerma dos siestas seguidas de hora y media, ¡cosa nunca antes vista! Y un buen día, quién sabe, cuatro o cinco o diez noches después… ¡horror! Tu Angelito se demora mucho rato en quedarse dormido o despierta a llorar largo rato al medio de la noche, o se saltea por completo la siesta o la hace, pero de pinches veinte minutos, como antes de empezar. ¿Qué pasó?

 

Pasó, mi estimada, que tu Angelito es un ser humano. Como todo ser humano, el aprendizaje nos cuesta… alguito pero nos cuesta! Hay quienes aprendemos ciertas cosas más rápido y otras más lento pero todo proceso de aprendizaje implica avances y retrocesos mientras vamos perfeccionando nuestra técnica (y aún así, siempre habrán días malos!). Piensa en alguna oportunidad en que empezaste a aprender un nuevo instrumento musical o un nuevo deporte. ¿En serio crees que empezaste de cero y llegaste a cien directamente, sin baches, obstáculos y frustraciones? Te aseguro que hubo días en los que te sentiste la siguiente Serena Williams en tu clase de tennis, y a la semana siguiente estabas dispuesta a quemar tu raqueta en una “limpia”. ¿Acaso esto significa que deberías dejar de intentar aprender o dejar de practicar? Porque  te cuento algo que sí te puedo afirmar con toda seguridad: Si en ese momento dejas de intentarlo y de practicar, definitivamente nunca vas a mejorar y posiblemente con el tiempo incluso retrocedas lo que ya avanzaste.

 

Otro ejemplo: Cuando tu bebé aprenda a caminar lo más probable es que lo veas dar unos pasitos sin ayuda un día o unos días y luego se siente y decida que por ahora estuvo bueno y que gateará los siguientes diez días sin siquiera intentar caminar nuevamente. ¿Acaso esto significa que debes darte por vencida y cargarlo hasta que se case y su esposa lo pueda cargar? No. Posiblemente le des el tiempo y espacio que requiere así como nuevas oportunidades para intentarlo hasta que lo haga. E incluso así, tu Angelito no será un experto caminante hasta AÑOS después, producto de practica constante y mucha paciencia. Comprende que aprender algo nuevo casi nunca es fácil. Toma tiempo. Como cualquier cambio habrá resistencia a hacerlo también. Y los retrocesos son naturales durante el proceso y no significan que no esté funcionando.

 

Entonces. Respira y CONFÍA. Confía en el proceso de aprendizaje individual de tu Angelito. No te compares con tu amiga, vecino o primo. Algunos bebés avanzarán más recto hacia la meta, pero la mayoría experimentará estos retrocesos que son normales. ¡Alguna vez escuché a alguien decir que el camino hacia la cima de la montaña puede ser distinto para cada persona, pero la vista cuando llegas es la misma!

 

Qué hacer? Tener mucha paciencia y ser consistente. No desviarte del plan y volver a hábitos anteriores que lograste quitar en esos primeros días de aprendizaje y que claramente se interponen en el descanso consolidado y reponedor de tu bebé. Puede que soluciones el llanto esa noche, pero los despertares continuarán y cada vez más día a día. Reconoce que el proceso puede ser largo y tedioso pero que la mejor manera de avanzar es seguir tu plan y no confundir a tu bebé (te dejo acá el link al artículo sobre el REFUERZO INTERMITENTE, tu peor enemigo en este proceso). Verás que luego de unos días (pocos o varios) continuará el avance hasta llegar a un punto en donde LA MAYORÍA de tus siestas y noches son buenísimas y solamente algunas no lo son. Somos HUMANOS no ROBOTS.

 

¿Lista para empezar a enseñarle a tu bebé cómo dormir y descansar como su cuerpo necesita y merece? ¡Revisa el curso A DORMIR POR FIN para empezar este viaje con mi ayuda y acabemos de una vez con las malas noches y siestas cortas!

Si tienes un Recién Nacido entre 0 – 3 meses te invito a invertir en el curso RECIEN NACIDOS GO! para saber todo lo que necesitas saber acerca del sueño saludable de tu Angelito y cómo sentar las bases para que sea un campeón en dormir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba