Los Dientes y el Sueño de tu Angelito

No son los grandes culpables de nuestras malas noches, créeme, aunque nos gustaría que lo fueran… ¡para por lo menos tener una explicación! Pero no, mi querida Angelita. No son los dientes y tampoco es el hambre (para bebés de 6 meses a más). Si quieres saber REALMENTE por qué tu Angelito se levanta muchísimas veces en la madrugada te invito a leer antes que nada, ESTE BLOG.

Los bebés empiezan con el tema de los dientes aproximadamente a los 5 meses y estos seguirán apareciendo posiblemente hasta alrededor de los 3 años. Tip Angelitos: ¡No esperes a que tu bebé tenga 3 años para enseñarle a dormir una vez que le salgan todos los dientes! En mis años de experiencia ayudando a miles de familias a que sus bebés aprendan a dormir y duerman de corrido toda la noche, he sido testigo de lo bien que estos pueden dormir, sin importar que aparezca por ahí un pequeño dientecillo.

Claro está que todo es más sencillo cuando tu Angelito ha aprendido a conciliar el sueño de manera independiente, pues si por ahí tiene una noche extraña, una noche rara de llantos o fastidio es más fácil descifrar a qué se debe: Crisis? Nuevo habilidad a la vista? Dolor de oído? Fastidio de dientes? Pero si TODAS tus noches son infernales y vives despertando mucho a volver a arrullar a tu Angelito, es mucho más complicado saber a qué se debe esta mala noche en particular.

Así que como siempre te recomendaré: ¡Tomen la decisión de empezar a dormir y descansar desde YA!  Saber cómo funciona el sueño de los bebés y tener un plan al que recurrir cuando las papas queman es mucho más sencillo que andar adivinando y sufriendo noche tras noche. Tengo paquetes para bebés desde los 0-3 meses y desde los 4 meses hasta los 4 años que te ayudarán a resolver esto.

LOS BENDITOS DIENTES.

Pero ok, es posible que cuando está entrando un nuevo diente veamos a nuestro bebé fastidiado y que esto afecte sus noches en algo. Pero quiero que sepas que este fastidio no dura semanas. Mucho menos meses… El diente molestará de 24 – 72 horas máximo y esto ocurre cuando ya puedes ver la puntita blanca del diente tratando de “romper” la encía. La encía puede verse algo inflamada y literal puedes ver ahí el diente por salir. Esto genera un poco de incomodidad pero DE NINGUNA MANERA resultará en llantos de dolor desaforados. Así no duelen los dientes.

Otra cosa que solemos confundir con fastidio de dientes es cuando los bebés empiezan a salivar mucho. Es cierto que esto puede ser resultado de un diente nuevo entrando, pero también puede no ser por eso. Los bebés salivan y babean y eso es parte de ser bebé. Si no hay dientecillo a la vista, probablemente no sea por eso su “fastidio”.

Algo más. Es posible que al salir un diente la temperatura de tu bebé se eleve un poco pero JAMÁS será 38 de fiebre. Si tu bebé tiene 38 de fiebre o más consulta con tu pediatra pues podría ser señal de algún tipo de virus o infección. Los dientes no dan fiebre alta.

A veces podría ser, como resultado de tragar más saliva de lo usual, que veamos las deposiciones de nuestros Angelitos un poco más sueltas, pero tanto tanto como para llamarlo diarrea, tampoco. ¡No le echemos la culpa a los dientes de todo!

¿COMO PUEDO AYUDAR?

En todo caso. Si tu bebé muestra signos de incomodidad o fastidio y a la vez puedes ver esta puntita de diente tratando de emerger por la encía entonces hay algunas cosillas que puedes hacer para aliviarlo:

  • Puedes mojar un trapito pequeño y meterlo al congelador media hora (dentro de una bolsa plástica bien cerrada), no hasta que esté congelado sino lo suficientemente frío como para que luego lo mordisquee y tenga un “crunch” rico y refrescante. Lo mismo con los juguetitos especiales para morder. Ponlos en la refri y que no se congelen, solo bien fríos.
  • Puedes consultar con tu pediatra la posibilidad de ofrecerle algún remedio para calmar el dolor. Acá algunas consideraciones:
    • El Paracetamol puedes ofrecerlo a bebés desde los 4 meses cada 6 horas en caso que sientas que tiene dolor.
    • Ibuprofeno se podrá administrar cada 8 horas condicional al dolor también.
  • NUNCA LE DES NINGUN REMEDIO O MEDICACION A TU BEBÉ SIN ANTES CONSULTAR Y TENER LA APROBACIÓN EXPLÍCITA DE TU PEDIATRA.
  • REPITO: NUNCA LE DES NINGUNA MEDICACION A TU BEBÉ SIN ANTES CONSULTAR Y TENER LA APROBACIÓN EXPLÍCITA DE TU PEDIATRA.

COSAS QUE NO SIRVEN:

  • Los collares de ámbar. No existe evidencia científica alguna de que estos ayuden con el dolor de dientes y PEOR AUN son peligrosos y suponen riesgo de asfixia. NO LOS USES.
  • Los gel para el dolor de dientes que antes se recomendaban ahora están siendo descontinuados pues uno de los ingredientes que usa es la lidocaína que en exceso puede ser nocivo para el bebé (y ellos pueden tragarlo).

Recuerda que este fastidio no dura más de 24-72 horas y usualmente con la medicina se va. Ahora, es posible que debas darle de nuevo una vez pase el efecto. No te preocupes, lo despiertas un poquito, se lo das y continúa durmiendo.

La buena noticia, como te decía más arriba, es que cada vez más comprobamos que los dientes no afectan realmente el sueño o por lo menos no tanto como creemos. ¡Esto es muy fácil de comprobar si tu bebé sabe dormir de corrido y has podido ver que aparecen dientes nuevos sin casi darte cuenta! Lo que sucede es que cuando no duermen bien queremos encontrar alguna explicación para ello y entre que los bebés salivan y mordisquean cosas es fácil creer que la culpa es de los dientes. Probablemente no sea eso, pero lo sabrás mejor el día que tu bebé aprenda a dormir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba