La Importancia del Sueño de Nuestros Bebés

Hablemos de la importancia del sueño. El sueño en el que sólo pensamos cuando nos falta. El sueño que damos por sentado y que extrañamos tanto cuando nos elude. El sueño, alimento para el cerebro.

Cuáles son algunos de los beneficios de los que gozan los Angelitozzz que duermen bien? Existen muchos estudios que demuestran las bondades del sueño en los niños, acá les dejo un pequeño resumen de algunos de ellos, cortesía del blog Science of Mom (1):

  1. Aprendizaje: El sueño facilita la maduración de las neuronas en los bebés y los prepara para procesar y explorar su medio ambiente (2). También juega un rol muy importante en la consolidación de la memoria, es decir, ayuda a fijar en la memoria del infante todo aquello que percibió mientras estaba despierto. Para más información sobre esto haz click acá (3) (4).

2. Humor y Comportamiento: Todos los que tenemos hijos conocemos más que bien los efectos de la falta de sueño de nuestros pequeños: irritabilidad, frustración, mal humor, pataletas, hiperactividad… los efectos son múltiples y resulta sorprendente que a pesar de vivirlo en carne propia continuemos tratando el sueño como un lujo y no una NECESIDAD. Diversos estudios comprueban lo que todos ya sabemos: A más sueño de los bebés durante la noche más accesibles son los infantes, así como a mayor sueño diurno mayor adaptabilidad de los mismos, es decir, su carácter se vuelve por decirlo de alguna manera, más “fácil” (5). Otro estudio comparó veinte bebés de entre 14 y 16 meses de edad en momentos en los que se encontraban alertas y otros veinte durante el momento en el que normalmente hacían siesta. Aquellos bebés que tenían sueño demostraron mayor frustración y ansiedad de separación de su madre y al no permitírseles jugar con un juguete atractivo que los que no estaban cansados (6).

http://

via GIPHY

3. Crecimiento: Existe mucha evidencia que demuestra que aquellos bebés que duermen poco acumulan más grasa en la infancia (7) y corren un mayor riesgo de tener sobrepeso a la edad de 3 años (8).

Estos tres son sólo algunos de los múltiples beneficios que el suenio trae a nuestros hijos. Y es interesante notar que por ejemplo el suenio a distintas horas del día sirve funciones diferentes en nuestros cuerpos. Por ejemplo, la siesta de la mañana es mentalmente reponedora mientras que la segunda siesta del día ayuda a los bebés y niños a recuperarse y descansar más físicamente. Ambas son igual de necesarias para los bebés. Se sabe también, por ejemplo, que los bebés de 5 meses que dormían mejor y más tiempo durante el día gozan de mayor capacidad de atención y concentración que sus pares que dormían menos y de manera más irregular. Ejemplos como este hay muchísimos y es hora de darle al suenio de nuestros hijos la importancia que realmente merece ya que el desarrollo de éstos está clara y comprobadamente ligado con la calidad y regularidad del mismo.

Y nosotros, los padres, ¿qué? Queda claramente demostrado (y los que lo hemos vivido en carne propia no necesitamos leer un estudio para creerlo) que las madres de bebés que no duermen bien son más propensas a desarrollar depresión posparto (9), (10), (11) y no nos sorprende tampoco que también hay evidencia que cuando el bebé empieza a dormir mejor, los síntomas depresivos de la madre también mejoran (12), (13). Ya de manera más anecdótica y muy personal les puedo contar con la mano en el corazón que he sufrido depresión posparto así como pensamientos obsesivos con respecto al sueño de mis hijos (como me explicó el doctor, los pensamientos obsesivos se dieron como resultado de la depresión, como una manera de “defenderse” del cerebro contra esta) y no fue nada divertido. Las malas noches destruyeron mi memoria de corto plazo, mi paciencia al límite y peor con un bebé frustrado y permanentemente con sueño. Un día estuve a punto de entrar en calles contra al tráfico cuyo sentido conozco perfectamente bien, poniendo en peligro mi propia vida y potencialmente la de otros, todo por culpa del cansancio y sueño. No es un tema a tomarse a la ligera, ¡es un tema de salud pública! Otro estudio, esta vez en Australia, recomendó educar a madres y padres de familia en buenos hábitos de sueño para sus niños como manera de reducir gastos en salud pública debido a que a mejor sueño en los niños, menor cantidad de madres deprimidas.

http://

via GIPHY

El sueño es una NECESIDAD, no un lujo. No es algo que hacemos si nos sobra el tiempo luego de nuestras agitadas agendas sociales, no es algo que postergamos convenientemente para que nuestro bebé “llegue al happy berdey, total no pasa nada si se acuesta tarde”. Si tu bebé tiene hambre dudo que le niegues tu pecho o su mamadera, no le niegues tampoco el sueño valioso que necesita EN EL MOMENTO QUE LO NECESITA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba