LA CRISIS DE LOS 18 MESES – QUÉ ES Y CÓMO LA MANEJO?

Es la de nunca acabar. La buena noticia es que las crisis y regresiones por las que pasa el sueño de nuestro bebé en sus primeros años siempre o casi siempre tienen que ver con adelantos y saltos en su desarrollo. Tu Angelito está creciendo, desarrollando y aprendiendo nuevas habilidades ya sean físicas o cognitivas.

 

La mala noticia es que cada vez que crees tener bajo control el sueño de tu Angelito, llega alguna de estas “crisis” y nos arruina la fiesta.

 

Sin embargo, no hay que perder la calma: si sabemos cómo manejar estos cambios y aparentes retrocesos en el sueño de nuestro bebé, la “crisis” (por naturaleza, MOMENTÁNEA) pronto pasará y nuestro Angelito podrá continuar con su sueño maravilloso. El problema se da cuando en medio de una crisis de sueño (o salto de desarrollo!) instauramos o re-instauramos prácticas de sueño que a mediano y largo plazo PERPETUARÁN el mal dormir de nuestro bebé aunque en el corto plazo nos solucionen el “problema.”

 

VAYAMOS POR PARTES: A QUE SE DEBE LA CRISIS DE LOS 18 MESES?

 

Tu Angelito hoy se da cuenta que tiene un impacto en el mundo. Se ha dado cuenta que sus acciones causan reacciones en sus padres y en las personas a su alrededor: Causa y efecto.

 

Te imaginas que emocionante descubrimiento? Tienes PODER para influir en el mundo. Qué cosas puedes lograr? Qué puedes lograr que los demás hagan por ti? Tu Angelito puede pensar: “Hmm… hoy cuando lloré a la hora de la siesta porque no quería dejar de ver Peppa, mi mamá volvió a mi cuarto, me sacó de la cuna… y se acabó la siesta! Yo no sabía que la siesta era opcional, pero al parecer, lo es! Mañana lo intentaré de nuevo…”

 

“Me mue! Hoy de nuevo me pude saltar la siesta! Mamá demoró un poquito más en venir que ayer, pero al final igual vino y me sacó de la cuna para seguir jugando, parece que las siestas, efectivamente, SON opcionales!”

 

OJO: No estoy diciendo que tu Angelito hermoso sea un manipulador malicioso! Es sólo alguien que saludablemente (porque es precisamente lo que un toddler hace al descubrir el mundo) está probando los límites y las reglas del mundo en el que vive. Es parte natural y saludable de su desarrollo. Es NUESTRO trabajo como padres, no obstante, mantener reglas y límites necesarios en su lugar, pues es muy fácil que un toddler se desborde y se salga de control al no encontrar reglas claras en su entorno. Es decir: es tu trabajo darle a tu bebé lo que NECESITA, aunque esto no sea LO QUE EL QUIERE. Por ejemplo, la siesta, no es opcional. Hasta los 3 – 4 años de edad los niños necesitan esa siesta para recargar energías, bajar estrés y poder continuar con sus días. Su sueño es BI-FÁSICO, es decir, está aún partido en dos partes (siesta y noche) porque así lo manda su cuerpo. Esto no significa que a tu bebé le ENCANTE dejar de ver Peppa, o dejar de jugar para ir a dormir. Pero bueno, quizás tampoco le encante comer comida saludable pero dudo que tú decidas alimentarlo completamente a punta de torta de chocolate sólo porque ella la pide a gritos.

 

Entonces (y sé que me estoy saliendo un poco del tema exclusivo del sueño en este momento, pero creo que es importante resaltar lo siguiente), es bueno para tu toddler de 18 meses o más, tener reglas y límites claros que le proporcionen aquello que NECESITA para su salud y bienestar físicos así como le provean contención y una sensación de seguridad (mamá y papá están en control de la situación, yo puedo descansar tranquila, las siestas no son opcionales, ya me di cuenta después de tres días de intentar no hacerlas igual tuve que quedarme en mi cuna, mejor simplemente duermo, igual me muero de sueño!) y de estar en manos capaces.

 

Esto NO SIGNIFICA que tu familia viva en una Escuela Militar. Es muy saludable darle a tu toddler opciones y oportunidades de ejercer su libertad de escoger. Es más, hablar constantemente con él, avisarle antes de realizar un cambio con tiempo (por ejemplo, si está viendo tele y vas a salir a la calle con él, le avisas varios minutos antes para que se vaya preparand; o si es hora de vestirse puedes sacar algunas opciones de ropa para que él escoja qué quiere usar), narrar lo que piensas hacer durante el día para que se sienta partícipe, etc. Todo esto lo hará sentir más importante y “en control” de algo. Debe ser muy difícil ser un toddler y que todas las decisiones se tomen sin tomar tu opinión en consideración! Pero aquellas que son realmente importantes, como dormir o su alimentación o su seguridad, lamentablemente, no pueden estar bajo su sola responsabilidad. Pueden escoger hasta cierto punto, por ejemplo: “Qué te gusta hacer antes de dormir? Armemos una linda rutina juntos” pero a la hora de la hora, si es momento de dormir, se duerme.

 

En fin. Cómo sabrás que llegó la crisis? Créeme que lo sabrás, sobretodo porque tu bebé que se iba a dormir tranquilo posiblemente empiece a hacer todo lo que está bajo su poder para no tener que irse a dormir. Esto puede ser no hacer siestas, resistirse a la hora de acostarse, levantarse muy temprano y no esperar en su cuna, etc. Cuál es el remedio? Pues si has leído los otros posts acerca de las crisis lo sabrás: CONSISTENCIA.

 

La consistencia es tu mejor amiga y aliada en el viaje del sueño de tu bebé. Dar respuestas claras y consistentes (valga la redundancia) cuando tu bebé entra a dormir o despierta en la noche le evitará confusiones a tu Angelito y este sabrá que a la hora de dormir pues… se duerme! O sea, si es que lo que buscas es que tu Angelito continúe durmiendo tan bien como lo hacía, en su propia cuna y que siga haciendo sus siestas lamentablemente pasarlo a tu cama a dormir a las 2am o dejarlo sin siesta en respuesta a su protesta, lo único que lograrán es reforzar ese comportamiento y que nuestro bebé aprenda que SE PUEDE ir a dormir a la cama de mamá o que SE PUEDE saltar la siesta para seguir jugando. Entonces, si no quieres esto, lo mejor que puedes hacer es ser consistente. Habla con el (ellos entienden más de lo que crees) durante el día y explícale que dormirá como siempre en su cuna (por ejemplo) y cumple lo que dices. Si cumples lo que dices, ese comportamiento se extinguirá muy pronto. Si no cumples, sólo se prolongará.

 

Necesitas ayuda personalizada para enseñarle a dormir a tu Angelito? Entra ACÁ para ver los paquetes que ofrecemos, yo estaré encantada de acompañarte en este camino!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba