La Crisis de los 12 Meses

¡Es la de nunca acabar! Justo cuando pensabas que pasaste una crisis y ya llegó la próxima. Y si no es crisis pues es transición, y si no es transición es que se enfermó y así vivimos los padres, de infarto en infarto tratando de mantener la cordura.

Pero no desesperes. La verdad es que nuestros Angelitos son tan maravillosos que lo valen, ¡YLS! Una sonrisa llena de encías, una carcajada de bebé, un “mamamamamama” puede maquillarle las ojeras hasta a la más cansada pero a veces provoca revisarlos a ver si por ahí no vinieron con un manual de instrucciones que nos ilumine el camino.

Pero divago. Vayamos al punto queridas Angelitas antes de que se me duerman sobre la compu: La crisis de los 12 meses, ¿qué es?

Al igual que el resto de famosas crisis de sueño, ésta también responde a desarrollos normales y positivos de nuestro pequeño Angelito. Las llamamos “crisis” o “regresiones” de sueño y suenan a algo “malo” pero la verdad es que nos indican que nuestros pequeñines están creciendo, desarrollando nuevas funciones motoras, cerebrales, aprendiendo nuevas habilidades, etc.

A los 12 meses muchos Angelitos están empezando a caminar. O quizás algunos están aprendiendo a pararse solos y a dar pasitos agarrados de objetos. Algunos están experimentando con nuevos sonidos. En fin, todo es cada vez más y más emocionante y ellos son cada vez más “móviles” … ¿quién querría pasársela durmiendo? No es raro que protesten antes de irse a dormir y para los que están aprendiendo alguna nueva habilidad, pues querrán practicar en su cuna antes de dormir o incluso en la madrugada. El sueño, por tanto, “sufre” en estos momentos pero lo que necesito que te quede claro es que esto es PASAJERO y durará unos días… a menos que en tu desesperación por volver a la “normalidad” y que tu Angelito duerma a como de lugar, te lances a instaurar o re-instaurar ciertos hábitos que van en contra de los principios de sueño independiente que le ha permitido dormir de corrido desde que lo aprendió hasta el momento.

BREVE PARÉNTESIS

Sueño Independiente: Es uno de los requisitos más importantes para que tu Angelito duerma noches de corrido de 10 – 12 horas y siestas consistentes y largas a diario. Significa que tu bebé ha aprendido la habilidad de quedarse dormido sin ayuda externa que luego a lo largo de la noche no podrá re-crear por si solo. Es decir, tu bebé se echa en su cuna despierto y se queda dormido en su cuna con toda tranquilidad sin necesidad de que haya alguien al lado o cargándolo, o meciéndolo, o dándole palmaditas, entre muchos otros, hasta que se duerme. De igual manera al despertar durante la noche es capaz de retomar el sueño tranquilo y sin ayuda (por ejemplo sin tomar leche para continuar durmiendo).

FIN DEL PARÉNTESIS

Qué Podemos Hacer Durante La Crisis de los 12 Meses?

  1. Practicar sus nuevas habilidades durante el día. ¡Vamos a caminar al parque! ¡Vamos a practicar sentarnos luego de pararnos! ¡Vamos a jugar!
  2. Si tu bebé de pronto llora al dejarlo en su cuna recuerda que desde aproximadamente los 8 meses el desarrolló una habilidad que se llama Permanencia de Objeto que lo lleva a sentir un poco de angustia de separación. Te invito a leer estos DOS BLOGS para que entiendas a fondo a qué me refiero y cómo ayudar a tu Angelito a sentirse seguro aún cuando te tienes que ir de su vista.
  3. Muchas mamis me escriben alrededor de los 12 meses completamente seguras de que sus Angelitos ya deben estar por dejar una siesta. Te ruego no tomes esta decisión a la ligera. No es extraño que durante este tiempo tu bebé te haga “huelgas de siestas” y no quiera hacerlas a pesar de venir haciéndolas bien. Te cuento que el porcentaje de bebés que realmente está listo para dejar una siesta antes de los 13 meses es bastante bajo. La mayoría pasan a una siesta a los 15 meses. No le quites una siesta a tu bebé sin estar bien segura de que definitivamente eso es lo que sucedía. En lugar de eso te pido que te mantengas firme. Que no transmitas el mensaje de que las siestas son “opcionales”. Ofrece las siestas como siempre los has hecho sin flaquear y 99% seguro que en unos días o par de semanas esa siesta volverá. También te pido que revises sus ventanas de sueño pues es posible que sea momento de ampliar un poco más la ventana de sueño entre siesta 1 y siesta 2 y así prolongar su estadía en dos siestas. Prueba entre 3 – 3.75 horas entre siesta y siesta pero NO EXAGERES. No te vayas de 3 a 3.75 en una. Prueba poco a poco hasta darle en el clavo, porque recuerda que un bebé cansado tampoco dormirá buenas siestas.
  4. Si llora cuando sales de su vista o al dejarlo en su cuna, también toma en cuenta que la Crisis de Angustia de Separación que empezó alrededor de los 8 meses aún puede estar rondando. Lee todo acerca de esta crisis y cómo manejarla ACÁ y ACÁ.
  5. Lo más importante: No instaures hábitos de sueño que más adelante no quieras/puedas sostener (recuerdas las ASOCIACIONES DE SUEÑO?). No vuelvas a darle leche para dormir si ya no lo hacías. No vuelvas a darle leches en la madrugada si ya no lo hacías. No te saltes siestas dándole a pensar que son opcionales. No empieces tu día antes de las 6am mínimo. No te vayas a merodear a su cuarto desde las 5am intentando que vuelva a dormirse pues lo más probable es que se emocione más de verte y menos se vuelva a dormir y/o que aprenda que si se despierta tempranito, mamá o papá van a venir a acompañarla hasta que sea de día. El peligro de esto radica en que un buen día se levantará a la 1am pensando que son las 5am y también esperará que hagas lo mismo. Créeme. Ya me pasó.

Lo sé. Son muchos NO. Entonces, me dirás, ¿Qué cosa SI puedo hacer? Pues te lo digo pero no te va a gustar porque tú quieres una solución mágica, pero mi reina hermosa, eso no te puedo dar. La mejor solución para esta y todas las crisis y regresiones de tu Angelito es LA SANTA PACIENCIA. Te doy una más: LA CONSISTENCIA. Ten un plan y síguelo.

Si le enseñaste a dormir a tu bebé y previo a la crisis ella dormía bien, pues confía en ella. Ella tiene la habilidad y el aprendizaje dentro. Vuelve al plan de cuando le enseñaste. Sigue el método que utilizaste para aprender. Imagínate que estás de nuevo en el primer día del aprendizaje. Se consistente y constante en tus respuestas dándole a ella señales claras de lo que se espera de las noches y las siestas. No la confundas ni le des falsas esperanzas llevándola a dormir a tu cama de nuevo o haciéndola dormir con leche de nuevo, a menos que planees volver a esta forma de dormir para el mediano y largo plazo. Lo único que lograrás así es prolongar la “crisis” y recuerda lo que siempre digo: Las “crisis” por definición son temporales. Pero si en medio de una crisis tu cambias la manera en que hacías las cosas (y que te estaba funcionando) pues esa crisis se convertirá en una “permanente”. Ojito, ojito.

Todas las crisis y regresiones así como las transiciones de siestas serán mucho más sencillas y manejables con un Angelito que ya domina el sueño independiente. Son más fáciles de detectar y son más fáciles de navegar. Si tu Angelito aún no sabe dormir sin ayuda procura revisar bien sus horarios y cumplirlos bien ya que un bebé cansado luchará más para dormir y dormirá menos y peor que uno que se está yendo a dormir a su hora. Y trata de que duerma y no se salte sus siestas ayudándolo a dormirlas como lo sueles hacer aunque puede resultar, como te digo, más difícil pues tu presencia ahí posiblemente lo active más. Igual intenta y ten mucha paciencia hasta que la crisis pase.

Si necesitas ayuda para enseñarle a dormir a tu Angelito y navegar con mucha mayor facilidad todos los cambios maravillosos que se dan en estos primeros años de vida, te invito a revisar el curso A DORMIR POR FIN y regalarle a ella (y a ti) el descanso que sus cuerpos necesitan y merecen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Ir arriba