Cuna o Cama?

Escenario 1: Tu Angelito, de 1.5 años duerme en cuna pero estás embarazada, y pronto darás a luz. Quieres pasarla a una cama para poder utilizar la cuna cuando nazca tu segundo bebé.

Escenario 2: Tu Angelito nunca ha dormido en su cuna ya que practicaste colecho o durmió en tu habitación desde que nació. Ahora quieres que aprenda a dormir de corrido y en su cuarto, pero piensas que ya que es mayor que 1 año ya podría dormir en una cama… quizás una de esas Montessori que están de moda y se ven tan lindas? Así no se va a caer!

Nuestra recomendación, para cualquiera de estos escenarios, y en general para cualquier niño menor de 3 años es muy clara: PAR FAVAAAR NO LO SAQUES DE SU CUNA! (A menos que te guste perseguir enanitos en pijama por toda la casa a la hora de acostarse…

…o planees despertarte varias veces en la noche para regresarlo a su cama cuando te vaya a buscar, o quieras hacer pijamadas con ella en su cuarto de ahora en adelante… igual, tu esposo ronca mucho y ya te estabas aburriendo de tu cama y de dormir toda la noche!)

El Test del Marshmellow

Alguna vez has dejado a tu Angelito menor de 3 años solo en el cuarto con una torta de chocolate a su plena vista y alcance y al regresar la torta seguía viva? Aún si no te ha pasado, puedes imaginar lo que pasaría no? Todas estamos familiarizadas con la poquísima fuerza de voluntad que demuestran nuestros peques (hasta los peques más grandes de 5 años o más!) y las pataletas que siguen cualquier “No” son de todos los días. Por ejemplo: Mamá está sentada en el wáter y ahorita no puedo acompañarte al otro cuarto, cuando termine voy: Pataleta. Esperar, definitivamente, no es su principal virtud.

El test del marshmellow fue un test diseñado en la Universidad de Stanford en los años 70 sobre gratificación atrasada y cómo esto influía en el carácter del niño a futuro. Básicamente sentaban a niños entre 3 y 6 años de edad en una mesa frente a un marshmellow y les decían que podían comerse el marshmellow en ese momento O podían esperar un rato a que el adulto encargado volviera y les trajera uno más. Es decir, el que esperaba comía dos. El que no esperaba comía uno.

Bueno, al ser niños mayores de 3 años, habían quienes lograron esperar para comer dos y por supuesto hay los hermosos que no pudieron y se lo comieron nomás. Pero cuántos exactamente se comieron los marshmellows y no pudieron esperar? Dos tercios! Es decir 2 de cada 3 niños de un promedio de 4 años no pudo esperar un ratito para comer dos marshmellows.

En fin. A qué voy con todo esto? Pues nada, simplemente que si un niño de 4 años no puede esperar 15 minutos para comerse el otro marshmellow, y tu no puedes esperar a que llegue tu esposo de la oficina para ver el siguiente capitulo de tu serie favorita en Netflix…

…cómo esperas que tu Angelito de año y medio o dos años no salte de su cama Montessori todas las noches para ir corriendo a visitar a sus dos personas favoritas en el mundo!?

Deja la cuna donde está. La cuna es tu mejor amiga. Si tu bebé tiene problemas para dormir en las noches, una cama no es la solución. Sólo te agregará un problema más a la colada. Es decir, tu gordo se despierta 3 veces por noche y quieres que duerma de corrido? Pues la cuna le pone los límites físicos que necesita para no salir disparado a buscarte a tu cuarto. Entonces eso significa que tu controlas cuando vas a verlo y cuando sales del cuarto y le permites el espacio que necesita para aprender a dormirse solo. Porque sin cuna debes también tomar en consideración temas de seguridad: Qué hace tu bebé de dos anios cuando sale de su cuarto en el medio de la noche? Se va directo a tu cuarto? Se pone a explorar, quizás quiere bajar las escaleras, prender la cocina? No lo sé, pero es definitivamente más seguro que esté en su cuna a deambulando por la casa mientras duermes. Y claro está, cerrar la puerta del cuarto también es una opción cuando estás desesperada y no encuentras manera de mantener a tu chiquitín en el cuarto. Pero asegúrate de que el cuarto sea seguro. Es decir, que no hayan enchufes destapados, cables sueltos de lámparas de noche, no cortinas sueltas donde ahogarse, no muebles que se puedan caer encima de ellos, no sillas o mesas desde las cuales trepar y saltar… es decir… básicamente el cuarto deberá convertirse en una cuna gigante y eso no es tan práctico como tu linda cuna.

En el caso que tu bebé duerma bien en su cuna, pero vas a tener otro bebé y la necesitas, nuevamente te digo: si puedes cómprate otra cuna, pide una cuna prestada o por lo menos pon al nuevo angelito en un moises o pack and play el mayor tiempo posible para darle a tu primer hijo más tiempo para crecer y entender y tener la capacidad de esperar tranquilo en su cama y dormir ahí toda la noche. No lo tientes con la nueva posibilidad de ir a buscarte! Y menos si vas a estar despierta dando teta a la nueva integrante de la familia y vas a lidiar con los celos naturales del primero, y todas esas cosas maravillosas que hacen que los dos años se hayan ganado cariñosamente (y no por gusto) el apelativo de “los terribles dos”! Recuerda también que una vez pasados los primeros 4 a 6 meses de tu nuevo bebé, tu bebé grande se empezará a dar cuenta que su hermanito HA LLEGADO PARA QUEDARSE! Y mamá pasa mucho tiempo con él! Y qué mejor manera de llamar la atención de mamá o papá que luchando contra la hora de acostar, luchando contra las siestas y realizando visitas inesperadas a las 3am? Déjalo tranquilo en su cuna, te hará la vida más fácil!

De paso te cuento, que con la llegada de una hermanita tendrás bastantes menos ganas de luchar a las 2am. Ya sea que estarás con un ojo abierto y uno cerrado dando biberones o teta, o estarás saliendo de acostarla por quinta vez luego de tomar leche y lo ultimo que quieres es una pataleta que la despierte. Nop. No te lo recomiendo. Deja la cuna donde está, por tu paz mental, te lo recomiendo!

Vas a tener otro bebé y no sabes cómo lograr que tu Angelito número 1 duerma toda la noche y te permita atender a su hermanita menor durante esos primeros meses? Quieres que tu Angelito aprenda a dormir solo en su cuna y duerma como realmente se lo merece? Te podemos ayudar! Haz click acá para contactarte con nosotras!!!!

Quieres ver un video divertido del Marshmellow Test? Haz click acá! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Ir arriba